Contraseñas

¿El fin de las contraseñas?

Fuente: DONWEB.COM

Si hay algo que los usuarios odian son los sistemas vulnerables, es por eso que existe una fuerte tendencia a contar con una sola clave de acceso, que, si a esto le sumamos la incorporación de un sistema de datos biométricos obtendremos como resultado la máxima seguridad digital.

Muchos prefieren elegir contraseñas simples y fáciles de recordar como fechas de cumpleaños, direcciones, etc. Pero no es lo recomendable, por eso muchas veces diferentes plataformas nos sugieren combinar letras, números y hasta mayúsculas. La cantidad de caracteres también es importante ya que se sugiere no contar con menos de ocho.

¿Qué son los datos biométricos?

Según el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), los datos biométricos son aquellos que hacen referencia a las características físicas, fisiológicas o conductuales de una persona que brindan la seguridad de su única identificación.

Los datos biométricos permiten facilitar el acceso a distintos sistemas, además evitan el peligro de olvidar contraseña y de que la misma sea hackeada. La finalidad principal es impedir accesos no autorizados.

La mayoría de las grandes empresas cuentan con este tipo de sistemas dentro de sus instalaciones para mejorar el control del horario de entrada y salidas de sus empleados. Pero también los últimos modelos de celulares lo traen incorporado.

Lo que se viene en contraseñas biométricas

El iris de los ojos, los latidos del corazón o el olor corporal serán las futuras claves biométricas para acceder a los dispositivos tecnológicos. Algunos expertos se encuentran en disgusto por este avance y lo desaconsejan debido a su grado de dificultad a la hora de modificar este tipo de contraseñas.

Pero eso no es todo, es posible que el día de mañana los usuarios al momento de comprar cualquier tipo productos o servicios, puedan firmar con este tipo utilizando todo lo antes mencionado. Hasta el momento sólo nuestras huellas dactilares permitían diferenciar a las personas entre sí, pero ya no, cada vez se suman más posibilidades a la hora de relacionarnos con la tecnología.