Respaldo de datos: virtualización y la nube, dos posibles soluciones

Fuente: DonWeb.com 

Como actúan las empresas ante posibles desastres en los que la información sensible se ve comprometida; Cuales son las estrategias y herramientas para hacer que la tarea de recuperación no sea un verdadero caos.

Para las empresas no hay cosa más importante que sus datos. La información hoy cotiza en bolsa y es que en el mundo empresarial del siglo XXI la mayor parte de la misma se encuentra digitalizada. Sin aquella preciada información las compañías no pueden operar y por ende facturar.

Entre las distintas alternativas para el respaldo de información, las empresas pueden volcarse a diversas soluciones siendo la virtualización y la nube dos grandes patas que pueden pretenden llevar tranquilidad a sus clientes empresariales.

Trabajar en la nube

En la nube se vive y existe… y también se almacenan cientos de datos. Una de los contratiempos que afrontan las empresas al almacenar datos de manera local, es que, ante desastres naturales o incendios, la información se ve igual de comprometida. La única solución al respecto es que el centro de backup se encuentre en otra filial y quede salvaguardado en otro servidor o computadora.

Una alternativa que cada vez conglomera más compañías es la posibilidad de almacenar datos en la nube. Tanto Microsoft con su servicio Office 365, como Google y Dropbox, ofrecen herramientas para realizar copias de seguridad online o, directamente, trabajar en la nube sin necesidad de guardar información de manera local. Claro que todo esto tiene un costo, pero los tres servicios ofrecen pagos mensuales accesibles con un costo más bajo si se paga de manera anual.

Recuperación de datos

Pero que es lo que sucede cuando la información se ha perdido por alguna causa. La recuperación de datos ante desastres como un servicio (DRaaS) es un método cada vez más popular para las empresas de todos los tamaños. Al aprovechar una combinación de respaldo en la nube y virtualización, los proveedores pueden proporcionar a las organizaciones una poderosa alternativa a la recuperación de desastres tradicional.

Lo primero a tener en cuenta para que la recuperación de datos funcione es tener una buena copia de seguridad. Sin esta copia que capture datos en forma frecuente, su recuperación es inútil. Se debe obtener dicha copia de seguridad para proteger los distintos sistemas operativos y aplicaciones.

Las soluciones de copia de seguridad en la nube pueden realizar copias con mucha frecuencia ya que están optimizadas para mover sólo los datos modificados, y los mismos se almacenan de forma segura fuera del sitio a lo largo del día.

Una vez que los datos son protegidos de forma regular, las organizaciones pueden considerar cómo sería la recuperación. Lo más probable es que necesiten recuperar un solo archivo o un pequeño grupo de archivos. Para esas situaciones, el dispositivo local es ideal, porque las transferencias de datos son rápidas y fáciles.

Pero, por supuesto, hay momentos en que la organización se enfrentará a un desastre que afecte todo el sitio y aquí es donde un servicio DRaaS es de suma importancia. Una opción importante al seleccionar un proveedor de DRaaS es la “nube”. Idealmente, la organización debe buscar opciones, entre una nube construida específicamente, o un proveedor de cloud público.

Por otra parte, la automatización debe permear el proceso, especialmente en términos de recuperación de un desastre. Esto facilitará la recuperación, sin tener que seguir pasos difíciles para lograrlo.

La recuperación de desastres como servicio cambia el juego para muchas organizaciones, elimina el costo de un segundo sitio y el equipo que entra en él. Pero es importante que la TI entienda cómo funcionan estas soluciones para que puedan diferenciar entre las distintas opciones. Idealmente, las soluciones DRaaS deben proporcionar la capacidad de ofrecer copias de seguridad frecuentes de todo el entorno, almacenarlas en forma local y en la nube; y proporcionar recuperación automatizada en caso de un desastre.