¿Qué teléfonos tendrán Android L?

Luego de que fuera confirmado el lanzamiento del nuevo sistema operativo, todavía quedan dudas de qué equipos contendrán la plataforma que entrará en vigencia a partir de septiembre.

Aunque es sabido que hay que esperar hasta la primavera para ver finalizada la última versión de Android L, ya está disponible la versión para desarrolladores que la pondrán a prueba en sus Nexus 5 y 7, según lo develaron el miércoles durante la conferencia Google I/O. Este disparador resultó ser el puntapié para los ansiosos que ya quieren saber qué fabricantes dejarán de lado el KitKat.

Como en la conferencia no se ultimaron detalles acerca de cómo debe estar compuesto el hardware para que corra efectivamente Android L, no se puede saber con precisión si los teléfonos que cuentan con KitKat podrán actualizarse tranquilamente o el que quiera dar el salto al sistema operativo deberá adquirir uno nuevo.

Por este motivo, diferentes versiones dieron a entender qué posibles equipos contarán con la nueva plataforma. Por su parte, Android Authority reveló los planes del lado Alemán de Motorola que publicó en su cuenta de Facebook que Moto X y Moto G tendrán Android L en lo que va del 2014. Pero la versión oficial de Motorola no tardó en llegar desmintiendo al sitio.

HTC One, en su versión M7 y M8, sí actualizarán al OS L. En esta ocasión, los dichos corrieron por cuenta de un vocero oficial, pero no dieron detalles de a partir de cuándo podrán echar a correr las nuevas herramientas. Por la especificación de este fabricante, es que se pudo deducir que los equipos de cuatro núcleos, con 512 o 1 gb de memoria RAM estarían capacitados para recibir al Android 5.0.

Aun así, equipos como los Galaxy S3 y S3 Mini no actualizarán ya que el fabricante asegura que no cuentan con la memoria RAM necesaria para cargar todas las funciones.

Aun cuando la marca decida darle el sí al nuevo Android, según lo especifica el periodista Ricardo Sametband, la operadora será la que determine si esto es posible o no ya que es el último paso en el eslabón para homologar el cambio.