Más premium que la alta gama

La industria móvil reserva un espacio en verdad exclusivo. Además de las previstas versiones de Galaxy S5 de Samsung y G3 de LG con mejores capacidades que los propios flagships, un selecto segmento exhibe teléfonos móviles con incrustaciones de oro, diamantes y maderas exóticas. Repasamos los equipos más lujosos de la escena móvil, con desarrollos de firmas como Vertu y Gresso. Además, un iPhone de 15 millones de dólares.

Se prevé que en los meses que siguen Samsung presente en sociedad el smartphone Galaxy F. La letra “F” estaría vinculada al término inglés “fashion”; se especuló también con la denominación Galaxy S5 Prime. Tal como anticipa su mote, se trata de una versión lujosa del Galaxy S5, el cual fue lanzado hacia fines de febrero en el Congreso Mundial de Móviles celebrado en Barcelona. La novedad llegaría como respuesta a una demanda audible en los pasillos de la industria móvil: usuarios que afirman que un flagship debiera exhibir terminaciones más refinadas a las que entrega el material plástico, máxime tratándose de un producto con el sello del mayor vendedor del sector. En esta dirección, el cuerpo de Galaxy F llegaría con acabados metálicos, detalle al que se añadirían una serie de especificaciones que le ubican por encima de lo que actualmente conocemos como gama alta.

Aunque al momento de este repaso Samsung no ha confirmado su aparición en escena, las especulaciones preliminares señalan que por debajo de la carcasa de Galaxy F habrá un procesador Qualcomm Snapdragon 805 a 2.7GHz; recordemos que, en la espera de la evolución, la mayoría de los teléfonos de alta gama cuentan con un modelo 801. Además contaría con una pantalla de 5.1 pulgadas de resolución 2K o QHD, cifra que se traduce en 2560 x 1440 píxeles, bastante por encima de la norma. En la eventual ficha técnica también se listan 3GB de RAM, GPU Adreno 330, 32GB para almacenamiento interno y una cámara de 16MP. Vale recordar que Samsung ya presentó en Corea del Sur una versión mejorada de Galaxy S5, con conectividad LTE-A y panel 2K, según informó en la ocasión el sitio Mashable.

Uno de los responsables de que la vara se haya elevado es G3 de LG. Presentado hacia fines de mayo, el insignia del paisano de Samsung fue uno de los primeros smartphones en incluir resolución 2K en su pantalla de 5.5 pulgadas. ¿Fue realmente el primero? Si bien otros como Oppo Find 7 le incluyeron anteriormente, desde la cuenta oficial en Twitter del ala estadounidense de LG se refirieron irónicamente a los resultados de esta carrera móvil. Lo cierto es que G3 va por encima de la norma actual de la gama alta, más allá de la resolución del display: el equipo se potencia con un Snapdragon 801 a 2.5GHz, 3GB de RAM, 32GB para almacenamiento interno expandibles vía microSD y GPU Adreno 330. Su cámara es de 13 megapíxeles.

Además, dando cuenta del peso de este nuevo actor en la industria, el sitio Korea Herald afirmó que Galaxy F aparecería como una respuesta directa a G3 de LG. Añadió que la producción del smartphone de Samsung será limitada, volcándose de este modo por una menor escala y un mayor valor de venta.

Otro actor asiático podría sumarse a la lista de fabricantes que apuntan a ser más premium que la alta gama. El célebre filtrador Evleaks (más detalles sobre los leaks y esta cardinal figura pueden ser consultados en esta nota de DattaMagazine) señaló que HTC lanzaría One M8 Prime, una edición lujosa del insignia, sobre el cual hablamos en extenso en este repaso. Si bien nuestro querido Evans suele dar en la tecla con sus leaks, vale indicar que un ejecutivo de HTC salió a desmentir esta posibilidad a través de su cuenta oficial en Twitter.

Lo cierto es que smartphones como Galaxy S5, iPhone 5s, Xperia Z1 y HTC One M8, por mencionar paradigmas de la actual gama alta, comienzan a verse eclipsados por la aparición de nuevos integrantes con dones que ellos no gozan. A fin de cuentas, asistimos una vez más a la natural actualización de la industria tecnológica, aunque muchos consideren que 2560 x 1440 píxeles es una especificación innecesaria en las dimensiones de un teléfono móvil.

Ante esta realidad surge la pregunta: ¿Los flagships que verán la luz en 2015 estarán por encima de los premium de 2014? De ser así, la industria deberá avanzar hacia un inevitable abaratamiento de los costos.

No todo lo que brilla es smartphone

En el extenso historial de Nokia, firma cuya división móvil ha pasado recientemente a manos de Microsoft, aparece el nombre de Vertu, una firma británica cuyo origen se remonta a 1998 y que se ha desprendido de la finlandesa en 2012. La marquesina de Vertu brilla entre la de los fabricantes más selectos del segmento móvil, siendo su signo distintivo, no la plena potencia de hardware de sus dispositivos, sino los detalles de lujo que éstos ostentan.

La más fresca novedad de su catálogo es el modelo Signature Touch. Según anotó Mashable, se trata de un teléfono más caro que el primer automóvil de muchos. Con alternativas que van de los 10 mil a los 20 mil dólares, según la personalización que escoja el usuario, se trata de un smartphone con pantalla de 4.7 pulgadas con resolución de 1080p, procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2.3GHz, 64GB para almacenamiento, y cámara de 13MP, corriendo con Android KitKat; especificaciones que, en línea con las fichas técnicas de los insignias de otros fabricantes, no justifican per se el valor impreso en su etiqueta.

Para explicar las astronómicas cifras hay que enfocar el prisma en sus detalles estéticos, principalmente. Por un lado, el comprador puede solicitar que se grabe su nombre o una frase en la carcasa del teléfono, la cual llega con una aleación de titanio que, según Vertu, supera en resistencia al acero inoxidable. Además, incluye una cubierta en piel natural de cocodrilo. Su pantalla está fabricada en cristal de zafiro, material que también promete robustez. A estos ítems de lujo se añaden pequeños detalles (poco útiles, vale decir, aunque acaso del gusto de quienes persiguen la exclusividad) como la inclusión de ringtones compuestos especialmente para Vertu por la Orquesta Sinfónica de Londres. En este enlace es posible conocer los pasos de la personalización de este smartphone que promete alta atención al detalle.

Se espera además que Vertu lance una nueva línea de smartphones en el marco de una sociedad con la automotriz Bentley, también británica y también de lujo. La familia incluirá cinco nuevos dispositivos que serán desarrollados por ingenieros de ambas compañías y que irán apareciendo en el mercado en forma gradual, según informó Engadget.

En el listado deluxe también aparece la firma Ulysse Nardin que cada año lanza al mercado la exacta suma de 1846 unidades haciendo honor al año de su fundación en Suiza. Sus productos suelen incluir incrustaciones en oro y diamantes. Similar es el caso de otra compañía suiza, Gresso, la cual estila añadir elementos propios de la joyería en sus smartphones. Según señaló el sitio GSM Arena, una de las últimas joyas de aquella compañía, el modelo Radical Black, llega con un alto precio (entre 2 mil y 3 mil dólares) y, a su vez, con especificaciones escuetas. De nuevo, la respuesta se vislumbra en los materiales que cubren el hardware: titanio y oro de 18 quilates. Sin embargo, su valor parece una ganga al lado del modelo Gresso Luxor Las Vegas Jackpot del cual se fabricaron solamente 3 unidades a un valor, cada una, de 1 millón de dólares. Aquel móvil cuenta con un marco de oro, cerca de 50 quilates de diamantes negros y en su cara posterior se luce una cobertura de una madera africana de doscientos años de antigüedad.

Mi reino por un iPhone

La noticia circuló a mediados de 2013: el iPhone más caro de la historia aparecía de la mano de Stuart Hughes, una empresa especializada en gadgets de elite. Según se informó, un magnate de Hong Kong solicitó a aquella compañía la realización de un modelo de iPhone 5 con una carcasa de oro puro, seiscientos diamantes blancos al frente y unos cincuenta en la espalda del equipo dando forma al célebre logotipo de la firma californiana.

Para llegar a la astronómica cifra que determina su valor, nada más y nada menos que 15 millones de dólares, un diamante negro ocupa el lugar del clásico botón principal de iPhone. “Nunca habíamos trabajado con una piedra preciosa tan rara”, habían señalado desde la compañía con sede en Liverpool, Inglaterra. En el sitio oficial de Stuart Hughes es posible consultar un catálogo en el que aparecen diversos elementos tecnológicos a puro lujo, entre ellos equipos de Nokia, BlackBerry y iPads entre otros, entremezclándose con yates, automóviles y accesorios para el hogar.

Fuente: www.donweb.com