Las predicciones del “bebé” de Silicon Valley

Fuente: DonWeb

Una recopilación de los principales hitos de Facebook que hicieron temblar el tablero de la industria tecnológica. Sus inversiones y el manejo del termómetro empresarial de Silicon Valley por medio de sus discursos o simples posteos en su red social.
Aunque no podemos saber qué es lo que piensa un empresario como Mark Zuckerberg, toda la producción que se elabora en su cerebro termina reflejada en un mundo que cada segundo gana más adeptos y donde se registra un gran movimiento social, se marcan tendencias en las nuevas maneras de comunicación y hasta se disparan estrategias comerciales.

Zuckerberg, un joven que ahora tiene treinta años, dio nacimiento a una de las tantas redes sociales que conviven en el ciberespacio. A diferencia del resto, la simple propuesta de generar un canal de comunicación virtual para que los estudiantes universitarios interactúen, fue tomando diferentes formas con el paso del tiempo, y pasó de adaptarse a lo que los usuarios pedían a sorprender con nuevas opciones, a los integrantes les toca debatir si las aceptan o no.

Facebook, el sitio que en la actualidad cuenta 890 millones de usuarios activos por día según el último reporte, innova con cada paso y obliga a otros sitios a seguir el mismo camino, o de lo contrario, a marcar la diferencia. Grandes propuestas como Instagram, WhatsApp y Oculus VR fueron absorbidos por los brazos comerciales y el buen ojo de Zuckerberg.

Con cada rumor de alianza con otros sitios, y con cada compra concretada, el joven magnate que ni siquiera terminó el secundario maneja con astucia el tablero de la industria tecnológica haciendo que todos hablen de cuál podría ser el próximo paso dentro del universo virtual.

Las inversiones de Zuckerberg

Por su puesto la mayor inversión de este geniecillo ha sido dedicarle tiempo y conocimiento a un proyecto que cuidó celosamente. El dinero que financió el sitio salió de los bolsillos de distintos inversionistas, pero fue en 2012 cuando tras ingresar a la Bolsa de Estados Unidos con una valoración de 80 mil millones de euros el panorama comercial empezó a cambiar.

Según el CEO, Facebook “no fue creada con la idea de que se convirtiera en una compañía”, y el paso por la Bolsa de valores fue lo que delató esta improvisada gestión ya que no resultó positivo y tuvo que madurar rápidamente para sacar a flote un proyecto. Los pasos que siguieron sacaron a Facebook de un lugar cómodo, previsible y con fecha de vencimiento, para subirse a la vorágine de hacerlo rentable, polémico e interesante por donde se lo vea.

Antes de aquel año, los cambios que Facebook proponía a su comunidad tenían que ver con todas las posibilidades que los usuarios podrían encontrar dentro de la red, como la apertura a distintos idiomas en el 2008 (español, francés y alemán). Pero fue en el 2012 cuando el novato empresario decide que ya no es tiempo de recibir a los inversionistas en sus oficinas de Palo Alto, sino también de hacer inversiones.

En aquel año adquiere Instagram por mil millones de dólares y poco después presenta una aplicación móvil para trasladar el fenómeno de la red social a los smartphones, lo que se convierte en la primera apuesta fuerte ceñida por la intensidad del mercado de móviles en el mundo.

En febrero de aquel año, Mark escribe en su muro un agradecimiento que deja en claro que la red social ya no sólo se propone conectar personas, sino también ofrecer un sitio donde hacer negocios:

“Nuestra Comunidad alcanzó un buen hito hoy. Ahora hay más de 2 millones de pequeñas empresas y empresarios publicitando en facebook para compartir sus productos o servicios con sus clientes y hacer crece la economía (…) Este es el momento de celebrar por los dos millones de pequeñas empresas, por crear puestos de trabajo y oportunidades, más productos y servicios, y resolver grandes problemas en el mundo. Gracias a todos los empresarios que son parte de nuestra comunidad y que están haciendo al mundo más abierto y conectado”.

Un año después, en febrero de 2013 desembolsa 100 millones de dólares, para comprar la herramienta de publicidad online Atlas Advertiser Suite. Mientras que en Marzo de 2014 adquiere la firma Oculus VR, creadora del dispositivo de realidad virtual Oculus Rift y del se difundió por entonces un rumor que versaba sobre la posibilidad de que los integrantes de la red social podrían aprovechar los cascos de realidad virtual para interactuar casi como si estuvieran en un mismo lugar, claramente que en otra dimensión. Por dar un ejemplo, uno podría difundir un mensaje o ayudar a las víctimas del ébola situándose en el lugar de los hechos.

En aquel momento, Zuckerberg estuvo fuertemente comprometido con la lucha contra el virus del ébola, tema que también polemizó en su muro de Facebook, y con el que se introdujo en las temáticas de salud y comunicación viral.

Pero fue en el 2014 cuando una compra realmente significativa concretaría el gran sueño del joven empresario: conectar al mundo desde distintos canales. Con una inversión de 16 mil millones de dólares, Zuckerberg se convertía en el nuevo dueño de WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea más popular. Otra vez utilizó su muro para anunciarlo:

“Con emoción anuncio que hemos acordado la adquisición de WhatsApp y que su equipo completo se unirá a Facebook. Nuestra misión es hacer el mundo más abierto y conectado. A esto lo hacemos posible mediante la creación de servicios que ayudan a las personas a compartir cualquier tipo de contenido con las personas que quieren. WhatsApp nos ayudará a hacer esto a través del desarrollo de un servicio que a la gente de todo el mundo les encanta usar a diario”.

Sobre finales del 2013 lanzó su plataforma Internet.org, fundación desde la cual pretende llevar Internet a todo el mundo. En sus palabras “Creemos que cualquier persona debería tener acceso a la libertad básica de los servicios de internet – Herramientas para la salud, educación, trabajo y la comunicación”, discurso con el cual dejó en claro que Facebook ya no es sólo una red social para conectar personas, ni tampoco es un nicho de negocios virtuales, sino que pretende abarcar otros segmentos como la salud y la educación.

Para concretarlo, a las inversiones ya nombradas que demostraron de todo lo que es capaz Facebook, se sumaron la compra de Face.com, una herramienta que permitiría el reconocimiento de rostros en las fotos para poder etiquetar contactos; ajustó un acuerdo con Microsoft por el cual se quedó con algunas patentes; compró la aplicación Gowalla, para que los usuarios puedan compartir su geolocalización con sus contactos; también pagó por FriendFeed para obtener actualizaciones inmediatas; invirtió en Parakey, tan solo para incluir en su planta a sus creadores: Blake Ross y Joe Hewitt; y hasta adquirió ConnectU, la empresa de los hermanos Winklevoss, nada menos que una red que por aquel tiempo competía con Facebook en popularidad.

El “bebé” que tiene el poder

Con 11 años de experiencia (cumplidos el 4 de febrero), Facebook presentó un balance positivo al cierre del ciclo pasado con un impacto económico de 227 billones de dólares, algo que no se podía predecir en aquel 2012 cuando la Bolsa le daba la espalda.

Ahora, con una realidad muy diferente, quienes pretenden seguir los pasos del magnate están atentos a sus dichos que se han convertido en reales predicciones de lo que le depara al mundo de las conexiones virtuales. Recientemente en Colombia dio un discurso donde anticipó que las tecnologías ponibles y de realidad aumentada son el próximo gran paso de Facebook, para lo cual puso un plazo de diez años para su concreción.

A estas conclusiones no llega por ocurrencia, su equipo de trabajo realiza unas 35 mil encuestas diarias a sus usuarios que, en definitiva, son el verdadero termómetro de la industria tecnológica, al menos en cuanto a redes sociales se refiere.

En la primera semana de marzo, Zuckerberg volverá a hablar durante el Mobile World Congress de este año, se espera que nuevamente haga hincapié en lo que está por venir. En su haber tiene un buen puñado de empresas (Facebook, Facebook Messenger, WhatsApp e Instagram), las más utilizadas, según el informe de App Annie, por lo que también conserva una buena porción de poder en este mercado ¿Será por ello que ahora todos están atentos al que supieron señalar como el “presidente ejecutivo bebe” del Silicon Valley?