Google quiere que los móviles vean tanto como el hombre

En el marco de un proyecto denominado “Tango”, un departamento de investigación de la firma trabaja para dotar a los dispositivos tecnológicos con la capacidad humana de comprender el entorno en forma tridimensional. Presentaron una tablet y un smartphone para que los desarrolladores pongan a prueba esta tecnología que, conjugando hardware y software, es capaz de visualizar el entorno y en tiempo real crear un mapa del mismo en tres dimensiones. Además, dieron cuenta de una sociedad con LG, firma que fabricará los primeros dispositivos del proyecto. ¿Cuáles son las posibles aplicaciones de este avance en la vida cotidiana de los usuarios?

Project Tango: Introducción y detrás de escena

El último día del mes de enero el mundo supo que Lenovo pasó a ser el nuevo dueño de Motorola, así lo anunciaba el vendedor y anterior patrón, Google. Dos años atrás la firma de Montain View había sumado a sus filas a este célebre fabricante tras haber desembolsado 12,5 mil millones de dólares; en 2014, Moto X y Moto G de por medio, se desprendía de aquella división recibiendo como pago poco menos de 3 mil millones de dólares. Phone Arena había anotado en su libreta de almacenero una ecuación con un resultado aparentemente obvio: comprar por 12.500 y vender por 3000 no parece ser un buen negocio.

Sin embargo, la linealidad de aquel cálculo toma nuevo rumbos si se examina el detrás de escena de la operación: Google no perdió simplemente 9,5 mil millones de dólares al comprar y vender Motorola. Siguiendo este repaso de The New York Times, cuando Google compró Motorola cerca de 4 mil millones se dedujeron de los 12,5 mil millones por beneficios en impuestos, entre otros conceptos; y posteriormente los del buscador vendieron una división de Motorola por 2,4 mil millones. Además, Google conservó numerosas patentes de Motorola las cuales aparecen como posibles ganancias a futuro. Finalmente aparece un asunto que nos convoca particularmente:

Google retuvo en su seno departamentos de investigación que en su momento tuvo Motorola. “Lo mejor de Motorola pasa a manos del equipo Android”, había dicho al respecto The Verge. “Advanced Technology and Projects” (ATAP), una división liderada por Regina Dugan, ex DARPA (el departamento de tecnología de las fuerzas de defensa estadounidenses), tiene en sus manos la iniciativa de telefonía modular denominada “Ara” (sobre la cual el lector podrá encontrar más información en esta nota de DattaMagazine), y también “Tango”, un proyecto de Google que avanza para que smartphones y tablets sean capaces de ver el mundo real de un modo similar a como lo hace el ser humano.

La mirada de los dispositivos

Creada por el hombre, la máquina emula los dones de su creador. Olvidemos por un momento al gusto y al olfato, los sentidos más relegados en la escena tecnológica. Vista, tacto y oído son parte integral del desarrollo móvil: sistemas como Siri de Apple, Cortana de Microsoft o Google Now, hacen a que los dispositivos sean capaces de oír nuestra voz; los encantos táctiles son parte de la mayoría de los smartphones; y las cámaras de las terminales son los ojos vigía de la tecnología. Google procura ir un paso más allá en estas arenas: quiere dotar a los dispositivos móviles con la capacidad de comprender el entorno en forma tridimensional, igual que lo hace el ser humano. “La conciencia del espacio y del movimiento es fundamental para nuestra interacción con el entorno y con las demás personas. Somos seres físicos que viven en un mundo en tres dimensiones. Sin embargo, nuestros dispositivos móviles suponen que el mundo físico termina en los límites de la pantalla”, dijo Johnny Lee, líder del proyecto Tango.

En las jornadas previas al Congreso Mundial de Móviles que tuvo lugar en Barcelona durante los últimos días de febrero, desde el sitio oficial del proyecto comenzaron a aparecer los primeros detalles de los prototipos puestos en manos de desarrolladores con fines experimentales. En primera instancia se habló de un smartphone y luego de una tablet (hablaremos de estos equipos más adelante) los cuales, corriendo con Android y añadiendo aplicaciones en Java y C/C++, incluyen sensores y softwares que propician una lectura tridimensional del entorno. Según anotó ATAP, estos dispositivos son capaces de visualizar el contexto y, en simultáneo, trasladar aquella lectura a un mapa en tres dimensiones que se actualiza en tiempo real según a dónde apunte la cámara del equipo.

Además del respaldo de la gran G, Project Tango cuenta con el apoyo de firmas socias como Bosch y Nvidia, la Universidad de Minnesota, así como el de fundaciones y laboratorios de robótica. En este enlace es posible consultar el listado completo de los partners.

Aquello que a simple vista puede aparecer como una escena que sacia únicamente los ánimos de hombres de ciencia, en verdad concentra y ofrece numerosas aplicaciones por fuera del laboratorio. Desde ATAP hablan de la posibilidad de utilizar esta tecnología para ubicar muebles en una habitación en forma virtual (ideal para decoradores y arquitectos); aplicar sus beneficios al desarrollo de mapas y a la escena de los GPS; explorar nuevos horizontes en las propuestas de los videojuegos; e incluso colaborar desde el campo de la salud, por caso, ayudando a discapacitados visuales a transitar espacios que no conocen y que el mapeo podría mostrarles anticipadamente.

Más detalles sobre sus aplicaciones aparecen en el siguiente video, donde se puede ver la magia de Tango en funcionamiento.

Google I/O: La pista donde Tango bailó

Además de haber anticipado algunos ítems de la nueva versión de Android que debutará en septiembre, y de haber extendido la participación de su sistema operativo móvil en nuevos entornos como los relojes inteligentes, el automóvil, la televisión y el hogar; en Google I/O, las conferencias para desarrolladores organizadas por esta firma, también hubo tiempo para mostrar las novedades de sus proyectos experimentales, Tango incluido.

Sobre el escenario se llevó a cabo una demostración de los encantos del proyecto y se divulgó el video que aparece a continuación y agrega algunos detalles al anterior.

En él se vislumbran un par de dispositivos. La tablet, cuyo desarrollo había sido anticipado por The Wall Street Journal, fue presentada oficialmente durante los primeros días de junio, aunque aún no está disponible en forma comercial sino que está destinada a los desarrolladores, quienes deberán desembolsar poco más de 1000 dólares para hacerse de una Project Tango Tablet.

Siguiendo al sitio Engadget, la tablet presenta una ficha técnica en verdad poderosa. Se trata de un dispositivo con pantalla de 7 pulgadas (resolución de 1080 píxeles) y con Android KitKat como motor operativo, que en su interior cuenta con un procesador Nvidia Tegra K1 de cuatro núcleos, 4GB de memoria RAM y 128GB para almacenamiento interno sin ranura para tarjeta microSD; agrega conectividad LTE, puertos miniHDMI, USB 3.0 y Bluetooth. Vale decir que estas especificaciones no aparecen muy por arriba de la oferta de muchas tablets de la gama alta, sin embargo, como es de esperar, el factor diferencial aparece en sus cámaras y sensores, sus mejores soldados. En colaboración con un sensor de profundidad, la tablet llega con una cámara al frente capaz de ver en 120 grados y una dupla de cámaras en la cara posterior, una de ellas captura en un ángulo de 170 grados.

El siguiente video es breve y detalla las características aquí reseñadas, aunque nos ofrece una acabada idea del aspecto de este dispositivo, según analistas, más estilizado en relación al smartphone del proyecto.

El sello de LG y el brillo gamer

La cuna de G3, uno de los smartphones más potentes del mercado actual, será la encargada de transformar a Tango de un proyecto basado en la experiencia de los desarrolladores a un producto de circulación comercial. Así fue anunciado durante la segunda jornada de Google I/O 2014. Además, Johnny Lee, el antes mencionado responsable de la iniciativa en Google, reveló que la faceta lúdica de Tango está siendo desarrollada junto a los responsables de Unity y Unreal.

Además, dieron cuenta de la participación de Qualcomm, por lo cual se espera que el Tegra K1 de la tablet destinada a los developers sea reemplazado por un procesador de aquel fabricante. Así lo había informado Europa Press.

La iniciativa (la cual cuenta con un plazo total de 24 meses para su desarrollo; transitamos el vigésimo mes de exploración) no se restringirá a tablets y smartphones pudiendo hacer pie, también, en los dispositivos de vestir que comienzan a poblar el mercado. Siguiendo a Engadget, Lee y su equipo de trabajo vislumbran un gran futuro para el proyecto que lleva un nombre con inevitables reminiscencias argentinas. ¿Será el 2015 el año en que los móviles vean tanto como el hombre?