Impresiones-3D-edicacion-Agencia-DonWeb

El futuro de la impresión 3D orientado fuertemente a la educación

Fuente: DonWeb

Nuevas propuestas permiten unir proyectos de espacios curriculares con el mundo de las impresoras 3D para modelar objetos y materializar ideas.

Una de las tecnologías que más ha crecido en los últimos tiempos es la impresión 3D. Esta nueva forma de imprimir y dar forma material a nuestras ideas ya se implementa en diversos campos como la medicina, arquitectura y artesanías, previendo un gran futuro en otras ramas. Una de ellas es la educación, en donde esta tecnología está incursionando dando su impronta y brindando la posibilidad de modelar objetos en el aula de una escuela. Este tipo de tecnología permite transformar un diseño digital en un objeto físico a través de diferentes metodologías, cada una en función de la forma y el tipo de material utilizado para crear las piezas. De esta manera, es posible tener en pocas horas, por ejemplo, herramientas, útiles de laboratorio, maquetas o prototipos realizados por los propios alumnos.

Atravesados por la tecnología

apertura

Es innegable que, en la actualidad, la educación formal en instituciones educativas esta atravesada por la tecnología. Desde proyectos de inclusión de Netbooks, hasta la inserción de plataformas virtuales de enseñanzas dan forma a la escuela de hoy. En tal sentido NMC Horizon Project, una iniciativa de análisis de tecnologías emergentes en educación, investigación, creación y gestión de la información realiza un informe anual sobre el impacto y evolución de la tecnología en las aulas.

Esta iniciativa comenzó en el año 2002 con el fin de aportar datos científicos y de análisis, que ayuden a los educadores a implementar las nuevas tecnologías en los actuales modelos de enseñanza. El informe de 2014, en colaboración con EDUCAUSE Learning Initiative, hace eco de cuáles serán las tecnologías a adoptar en los próximos cinco años dentro del ámbito educativo. Según este informe, la fabricación digital tendrá una importante relevancia en la educación, la ciencia y la investigación creativa, y asegura que la impresión 3D será una de las tendencias que se adoptarán en la enseñanza superior en un plazo de entre cuatro y cinco años.

En base a esto ya hay algunas empresas fabricantes como MakerBot Industries que han desarrollado planes piloto para implementar estas tecnologías en centros educativos de Nueva York. Por lo que, como era de esperar, diversos planes para incorporar estas tecnologías en nuestra región ya están llevándose adelante.

Aprender modelando

Según Marcelo Ruiz Camauër, socio fundador de Kikai Labs el uso de impresoras 3D es aplicable no solo para materias técnicas, de electrónica o diseño, sino también para otras áreas educativas. Por ejemplo, en geografía y ciencias naturales, para el desarrollo de maquetas; en matemática, para la visualización de funciones y conceptos abstractos; arquitectura para prototipos de objetos y mobiliario; o en historia, en la recreación de lugares o personajes históricos. Dar forma a nuestras ideas parece estar a la vuelta de la esquina!.

Entrevista con Marcelo Ruiz Camauër de Kikai Labs

Marcelo Ruiz Camauër de Kikai Labs

Kikai Labs es una de las empresas líderes en fabricación de impresoras 3D en América Latina y ya está dando sus primeros pasos en la implementación de equipos en educación. Sin ir más lejos, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires acaba de cerrar una licitación por 78 equipos que serán distribuidos en las escuelas técnicas secundarias a partir de 2015.
Para ahondar más en esta interesante propuesta, DonWeb se reunió con Marcelo Ruiz Camauër socio fundador de Kikai Labs quien amablemente nos despejo algunas dudas sobre el futuro de esta tecnología aplicada.

– DonWeb: Marcelo, lo primero que se nos viene a la mente al pensar en una impresora 3D es ¿Cuáles son los beneficios de pensar en la adquisición máquinas para las instituciones educativas?

Marcelo Ruiz Camauër: Los beneficios son enormes, ya que es una herramienta que permite que alumnos puedan crear objetos físicos sin grandes costos y sin los peligros de las máquinas cortadoras de materiales. Se puede realizar en un aula común. Involucra a los alumnos con el diseño en 3D, permite realizar todo tipo de inventos, máquinas, experimentos, decoraciones, artesanías, etc. Los artefactos impresos con plástico pueden ser combinados con electrónica y partes eléctricas y mecánicas. Provee una actividad óptima para realizar en equipo y que involucra distintas habilidades y conocimientos en proyectos lúdicos.

DonWeb: ¿Cuáles son los costos de dotar un laboratorio escolar con impresoras Kikai Labs?

MRC: Una impresora M11 cuesta U$S3600. Un rollo de material de impresión de 1kg cuesta U$S39. Se podría decir que equipar a una escuela saldría menos de U$S4000 con nuestra mejor impresora. Usando el modelo T145 en cambio, saldría menos de U$S2400, aunque es un equipo menos robusto.

– DonWeb: ¿En qué espacios curriculares se puede aplicar la impresión 3D y de qué forma?

MRC: Si bien tiene usos muy claros en la educación técnica con diseño CAD y creación de objetos, es aplicable a muchas materias, ya que se puede imprimir réplicas óseas/biológicas, arqueológicas, médicas, históricas, de arte, etc.

– DonWeb: ¿Cuentan con una plataforma de asesoramiento a instituciones educativas?

MRC: Si, proveemos asesoramiento y paquetes especiales. Estamos desarrollando, en conjunto con el INTI, un kit educativo especialmente diseñado para colegios técnicos secundarios, que estará disponible hacia mitad de año. Este kit tendrá instrucciones precisas y completas para asistir al docente.

– DonWeb: ¿Con que programas pueden trabajar los alumnos en el modelaje de objetos para luego realizar la impresión?

MRC: Existe gran cantidad de software libre y pago para el diseño de objetos en 3D y para la creación de objetos imprimibles en 3D. Hay enormes repositorios de objetos ya hechos y de réplicas, en internet, de libre acceso (como Thingiverse.com). Ejemplos conocidos son SolidWorks, Autocad, Rhino, Blender, OpenSCAD, etc.

– DonWeb: ¿Cuáles son los costos del modelado de piezas y el tiempo promedio en las que las mismas están impresas?

MRC: Una típica pieza tarda entre 2 y 6 horas. Una pequeña puede tardar 30 minutos, una muy grande hasta 100 horas. Un kg de plástico cuesta unos U$S39, y rinde para 1kg de objetos. El típico objeto pesa 5-15g solamente, con lo cual el costo por impresión es de U$S0.50 – U$S2 por lo general.

– DonWeb: ¿Cómo han sido las primeras experiencias en instituciones educativas?

MRC: Muy positivas, los alumnos quedan fascinados con poder hacer objetos por su cuenta. Es una herramienta que le da mucho poder al individuo. Permite hacer en pocas horas y casi sin costo lo que llevaría días o semanas, alto costo y sobre todo mucho más conocimiento poder hacer por las vías tradicionales de un taller.

– DonWeb: ¿Cómo ven el futuro de la impresión 3D orientado a la educación?

MRC: Opinamos que la educación será la mayor consumidora de impresión 3D al principio, preparando a los alumnos para un mundo donde una nueva forma de fabricar productos está creciendo a pasos agigantados, y abriendo infinidad de oportunidades insospechadas. En particular, nivela el costo de entrada a poder fabricar cosas enormemente. No es necesario para poder comenzar tener una enorme inversión de capital, ya que esta máquina de costo similar a una buena PC permite realizar los prototipos y muestras de concepto o la producción inicial limitada a muy bajo costo, accesible por cualquier emprendedor.